Seguidores

miércoles, 13 de mayo de 2015

Yo soy yo, inteto entender la vida...


En todo el mundo no hay nadie como yo.
Hay personas que tienen algo en común conmigo, pero nadie es exactamente como yo.
Por lo tanto, todo lo que surge de mi es verdaderamente mío porque yo sola lo escogí.
Soy dueña de todo lo que me concierne:
De mi cuerpo, incluyendo todo lo que hace;
mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas;
mis ojos, incluyendo las imágenes de todo lo que contemplan;
mis sentimientos, sean los que sean, ira, gozo, frustración, amor, desilusión, excitación;
mi boca, y todas las palabras que de ella salen, corteses, tiernas o rudas, correctas o incorrectas;
mi voz, fuerte o suave y todas mis acciones, ya sean para otros o para mi misma.
Soy dueña de mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores.
Soy dueña de todos mis triunfos y logros, de todos mis fracasos y errores.
Como soy dueña de todo mi yo, puedo llegar a conocerme íntimamente.
Al hacerlo, puedo amarme y ser afectuosa conmigo en todo lo que me forma.
Puedo así hacer posible que todo lo que soy trabaje para mi mejor provecho.
Se que hay aspectos de mi misma que me embrollan y otros aspectos que no conozco.
Mas mientras siga siendo afectuosa y amorosa conmigo misma,
valiente y esperanzada, puedo buscar las soluciones a los embrollos
y los medios para llegar a conocerme mejor.
Sea cual sea mi imagen visual y auditiva, diga lo que diga, haga lo que haga, piense lo que piense y sienta lo que sienta en un instante del tiempo, esa soy yo.
Esto es real y refleja donde estoy en ese instante del tiempo.
Más tarde, cuando reviso cual era mi imagen visual y auditiva, que dije y que hice, que pensé y que sentí, quizás resulte que algunas piezas no encajen.
Puedo descartar lo que no encaja y conservar lo que demostró que si encaja.
E inventar algo nuevo en vez de lo que descarte.
Puedo ver, oír, sentir, pensar, decir y hacer.
Tengo las herramientas para sobrevivir, para estar cerca de otros, para ser productiva,
y para encontrar el sentido y el orden del mundo formado por la gente y las cosas que me rodean.
Soy dueña de mi misma,
Y por ello puedo construirme.
Yo soy yo y estoy bien.

Autora: Virginia Satir


LA VIDA ES PERFECTA



Si dejamos que la vida fluya, como el cauce de un río, la vida sería perfecta y la pasaríamos mucho mejor. Permitir soltar el control "de lo que yo deseo que sea" es algo que requiere más que un trabajo personal, un proceso de vida que todos deberíamos estar dispuestos a vivir.
El dicho que conozco que "dios escribe en líneas torcidas" lo comprendo, lo acepto y me hace reír.
Y si río es porque lo he vivido.
Las parejas, matrimonios o convivientes pasamos por diferentes etapas.Todas ellas necesarias para poder comprender cómo la vida nos "teje en su telar" de acuerdo al modelo (sistema) recibido, al cual somos leales en lo bueno y lo difícil, todo en un contexto totalmente inconsciente.
También es relevante cómo el cuerpo manifiesta su conformidad o desacuerdo en todo esto.
Cuando de pronto nos duele la garganta manifestamos síntomas de atoro y dolor....te has preguntado que no pudiste expresar? y si vamos observando de esta manera podremos darnos cuenta de inmediato cómo nuestro cuerpo nos avisa a través síntomas inexplicables, lo que nos está sucediendo y "dialogar-nos" es una toma de consciencia de lo que nos está sucediendo

Mi insomnio fue un llamado de atención para darle importancia a algo que realmente somatizaba y que no estaba prestando atención. Hoy lo puedo ver y darle una solución ecológica.Mirar la vida, aceptarla TAL Y COMO ES, es decir SI....a todo lo que venga, sin juicios!


AHORA A DES-APRENDER


Las mujeres y hombre maduros -de ahora- hemos llegado a una edad maravillosa en la que emprendemos un camino del DES-APRENDIZAJE.
Fuimos criados con la creencia de que debíamos ser los mejores en todo; mejores estudiantes, esposas, esposos, mejores profesionales, mejores padres, etc.
Fuimos educado con la creencia de que TODO ES PECADO.
Ha llegado la hora de decir NO en muchas ocasiones, de mandar al carajo los compromisos y las obligaciones.
Pasó la hora de las responsabilidades desvelantes.
Ahora nos gusta estar solos, disfrutar buenas conversaciones con gente que no nos insulta y que cree lo mismo que nosotros o que no le importa que opinemos diferente.
Es la hora de hablar de todo sin necesidad de sostenerlo como medio de defensa.
Es hora de disfrutar de películas, de salir durante la semana a la playa o al campo, de leer, de escuchar, de sonreír y de burlarse de la mayoría de los mortales que viven pendientes de pendejada.
Nosotros ya demostramos que las responsabilidades fueron bien atendidas por nosotros, que hicimos las cosas lo mejor posible, que dejamos huellas, que somos buenas personas.
Lo que nos queda de vida es para nosotros, para disfrutar, para cumplir el mandamiento divino de “amarnos a nosotros mismos”. Por eso vamos a hacer lo que nos da la gana. Viajar al máximo, tomando café con amigas y amigos, conversando con todo el que nos encontremos.
Ya pasó la época de los roles, lo que fuimos, fuimos!, ahora somos para nosotros mismos sin tener que rendir cuentas a nadie.
Los demás seguirán su camino de responsabilidades y de afanes, de preocupaciones y nerviosismos. Nosotros ahora, estamos por encima del bien y del mal.
Vamos a museos, asistimos a conferencias y si no nos gusta nos salimos sin que nos importe: Redescubrimos al Quijote y a Fernando Gonzáles.
Ahora asistimos con mayor frecuencia a entierros y nos damos cuenta de que se aproxima el nuestro, pero estamos preparados, pues al fin y al cabo vivir es mortal.
La vida es para nosotros una profunda experiencia interior, lejos de mitos, ritos, limosnas y pecados sin fin.
Es la hora de empezar a relajarnos y de conversar largas horas con uno mismo, que es el único que permanece siempre, ahora y después de que abandonemos la nave del cuerpo.
Nos rodean pocos seres a quienes amamos profundamente y que seguirán viviendo sus propias experiencias, estemos nosotros o no.
Mandaremos para donde sabemos a la gente que nos molesta, la tóxica.
Quienes nos buscan sin egoísmos van a encontrar una sonrisa, una mirada tierna y comprensiva, un consejo acertad o no, afecto.
Somos, ahora si, libres de ataduras, de prejuicios de creencias.
Somos libres si no le tememos ni a la vida ni a la muerte.
- Harold Schlosberg -

Harold Schlosberg (1904-1964) fue un profesor de psicología en la Universidad de Brown. Nacido en Brooklyn, NY. Schlosberg obtruvo su licenciatura y doctorado de la Universidad de Princeton. Conocido por su trabajo en diversos temas que van desde los reflejos condicionados a la expresión de las emociones humanas.
Escribe:
“Muchas me preguntan que hacen las personas después de jubilados?

Bueno, yo tengo la suerte de ser graduado en ingeniería química y una de las cosas que más me gusta hacer es transformar cervezas, vinos y otras bebidas alcohólicas….en orina, y me lo paso de la puta madre….”

Fuente: http://alimontero.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Páginas vistas en total