Seguidores

jueves, 23 de agosto de 2012

De vez en cuando la vida...


De vez en cuando la vida se hace notar. Nos recuerda que está ahí, esperando que nos acordemos de ella, de su inmenso valor. Siguiendo el curso de los días, esa cosa misteriosa que es la vida llama a la puerta o nos estampa un sartenazo contra la cabeza que nos hace frenar y mirarla cara a cara, y hasta dialogar un rato con ella y expresarle las más bellas palabra de amor.

De vez en cuando la vida nos besa en la boca, con sus labios finos y dulces y nos entrega todos sus colores para que juguemos con ellos; nos dice: “míralos, ahí están a tu disposición y sin embargo has dejado pasar el tiempo mirando a otro lado”.

De vez en cuando se enfada con nosotros, y nos llama al orden como nuestros profesores lo hacían en el colegio (dulces recuerdos..), nos regaña como una madre temerosa de que sus hijos vayan por el mal camino, y luego nos envuelve y nos besa y nos acaricia con sus manos suaves …


La vida …
Que don tan preciado y tan despreciado por nosotros hasta que nos damos cuenta de que es perecedera, rápida, a veces rencorosa hasta límites insospechados. Nos la guarda y nos castiga incluso de forma inmerecida …


La vida …
De vez en cuando la vida nos estampa contra un muro, ese que nunca pensamos que íbamos a ver. Y te quedas tan petrificado, tan atontado con el golpe que al levantarte vas por el mundo como mareado, sin rumbo; pero cuando todo lo ves perdido, ella despliega sus alas de colores y nos muestra el mar, el aire, los amigos que nos quieren, los niños que juegan alrededor. Nos enseña su catálogo de cosas bellas, de personas, de ambiciones, de proyectos.

Puta vida. Ramera que no nos deja descansar ni ser felices todo el tiempo que quisiéramos, que juega con nosotros a su juego perverso e imprevisible.

A veces la vida se repliega y se acobarda. Es como si nos dijera: “sigue, sigue sin acordarte de mí, que ya me haré notar cuando menos te lo esperes”. Y siempre cumple su palabra.

Una de cal y otra de arena, debe ser el lema que lleva por bandera. Ten cuidado, no te vayas a pasar. Comete un error que yo me lo cobro.

La vida, tan corta y tan larga, tan divertida y tan difícil. Tan variada. Hoy aquí, mañana quien sabe. Hoy feliz, o tonto o lo que sea … ¿y mañana?…

Pero cuanto la amamos y la necesitamos. Cuanto quiero a esta vida que se tambalea como los árboles en un día de viento.

A veces me siento frente a ella (hay momentos en los que no queda otra) y la grito con toda la fuerza de que soy capaz “Explícame: me merezco una explicación”, pero ella es silenciosa y deja que su compañero el tiempo, resuelva nuestras dudas.

Dirás ¿que le pasa a este chico? ¿Qué problema tiene con la vida?. Básicamente uno: que no la entiendo. Que me cuesta comprender su rencor y su amabilidad. Principalmente que me aferro a ella y a veces veo como se hace notar.

Vida sana, vida buena, larga vida. Palabras que utilizamos sin pararnos a ver que significan, pero ¿Qué somos nosotros sin nuestra vida? Materia, simple materia. Carne y vísceras, grasa y fluidos putrefactibles. Nada más

De vez en cuando merece la pena parar, sentarse a contemplar la grandeza del mundo con los ojos que la vida nos a prestado. Que un instante cada día alcéis la vista a la bóveda del cielo y deis gracias por vivir. Que merece la pena pensar en todo lo que tenemos aquí y como perdemos el tiempo …

Merece la pena …
Camina siempre con el bien de la mano. No dejes que nada te aparte de la felicidad, que nada te aleje de tu sendero. Que cuando camines por él observes el florecer de los árboles en primavera, el cielo de Madrid en verano y el mar cuando atardece. Que goces con las risa sencilla y tierna de un bebe, con las palabras sabias de nuestros padres. Que acaricies su rostro arrugado y lo beses dando gracias por haberte dado la vida.

No hay mayor museo que este mundo ni mayor alegría que el mero hecho de estar vivo.

Cuando camines, por este corto tiempo que la vida nos deja pasear por aquí, piensa que tal vez lo que ves hoy, mañana ya no exista.

Por que alguna veces la vida esta tan bonita que da gusto verla, y otras se torna en negro o en gris para enseñarnos su otra cara.


(Del blog: JFL)
 

 

 

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Páginas vistas en total