Seguidores

sábado, 30 de octubre de 2010

Que tus pies caminen al paso de tu alma...


Un explorador blanco, ansioso por llegar cuanto antes a su destino en el corazón de África, ofreció una paga extra a sus porteadores para que anduviesen más de prisa. Durante varios días, los porteadores apuraron el paso.
Una tarde, sin embargo, se sentaron todos en el suelo y dejaron la carga, negándose a continuar. Por más dinero que les ofreciese, los indígenas no se movían.
 
Finalmente, cando el explorador pidió una explicación para aquel comportamiento, obtuvo la siguiente respuesta:
 
- Hemos andado demasiado deprisa, y ya no sabemos ni dónde estamos ni qué estamos haciendo. Tenemos que esperar a que nuestras almas nos alcancen.
 
Paulo Coelho.

Un sabio...


Cuentan de un sabio, que un día

tan pobre y mísero estaba,

Que sólo se sustentaba

De unas yerbas que cogía.


«¿Habrá otro», entre sí decía,

«Más pobre y triste que yo?»

Y cuando el rostro volvió,

Halló la respuesta, viendo

Que otro sabio iba cogiendo

Las hojas que él arrojó"

(Calderón de la Barca)

jueves, 28 de octubre de 2010

Si tú me llamas...


Si tú me llamas, si necesitas mis palabras y consuelo, si encuentras en mis ojos tu refugio... Si tú me necesitas, estaré aquí para ti, para amarte...

( Desconozco el autor)

sábado, 23 de octubre de 2010

...


Cuánto más inteligente, profunda y sensible es una persona, más probabilidades tiene de cruzarse con la tristeza...
Alejandro Dolina

martes, 19 de octubre de 2010

No sólo es cuestión de tiempo...


Cuando algo necesita ser olvidado o superado, difícilmente será sólo cuestión de tiempo para lograrlo; casi siempre se necesita un poco más que eso. Lo primero que necesitamos es la motivación (querer lograr algo), porque si ni nosotros mismos nos vendemos la idea, ya estamos empezando con mal pie. Sin embargo, además de la motivación y el tiempo, también necesitaremos fuerza de voluntad, constancia, alguien que nos escuche y entienda, una nueva ilusión, una pizca de fe y creer en nosotros mismos, entre otras cosas.

martes, 12 de octubre de 2010

Cartas a Julieta...

 

“Cartas a Julieta” nos cuenta la historia de “Sophie”, quien es una joven que está de viaje en Verona, Italia. Ahí es donde conoce la costumbre de miles de personas enamoradas que le escriben cartas a la Julieta de la obra, para pedirle consejos amorosos…



Aquí además, Sophie conoce a un grupo de mujeres que se hacen llamar “Las Secretarias de Julieta”, estas mujeres responden cada una de las cartas y envían su respuesta a quien la haya escrito. De manera casual, la muchacha descubre una carta escrita hace cinco décadas, donde una mujer inglesa llamada Claire Smith habla sobre un amor perdido…


La joven decide sumarse a las “Secretarias de Julieta” y envía un conmovedor mensaje a Claire, haciendo que la anciana decida viajar a tierras italianas junto a su nieto para reencontrarse con su amado después de medio siglo…



Desde aquí los protagonistas emprenderán un viaje por encontrar al antiguo amor de Claire, un hombre del que no se tienen noticias desde hace cincuenta años y que además tiene un nombre muy común (Lorenzo Bartolini) en la región de Toscana...


La carta que escribe Sophie a Claire.
Hay una frase, que me gustaría resaltar:

"Querida Claire  Y, son tres letras que en si mismas no suponen ninguna amenaza, pero si las colocamos juntas una al lado de la otra podrían atormentarnos el resto de nuestra vida...
Y si...
Y si... Y si...
No se como terminaría su historia, pero si que sintíó un gran amor porque nunca es demasiado tarde, si entonces fue grande porque no iba a serlo ahora solo le falta valor para seguir a su corazón.
No se que se siente al amar como Julieta, un amor por el que se abandona a los seres queridos, un amor  por el que se cruzan océanos  pero quisiera creer que si alguna vez lo siento tendré el valor de aprovecharlo.
Claire si usted no lo hizo espero que algún día si lo haga.
Con todo mi amor Julieta.



TRAILER:


(La pregunta de si Romeo y Julieta existieron en realidad en Verona, Italia, se ha
hecho un dato irrelevante ya que Verona es más conocida como la localización en
donde toma lugar la obra de Shakespeare.

Medio millón de turistas llegan cada año a la ciudad del norte de Italia especialmente a visitar el patio en donde notas de amores perdidos están clavadas a la pared de piedra; pararse en el balcón y posar al lado de la estatua
de bronce de Julieta (con su pecho derecho perfectamente pulido debido a la
tradición de los visitantes de tocarlo para buena suerte).

jueves, 7 de octubre de 2010

El que no se rínde es un valíente...


No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento...
(Mario Benedetti)

martes, 5 de octubre de 2010

“Inés del alma mía”


Por los menos setenta años tengo, y bien vividos, pero mi alma y mi corazón, atrapados todavía en los resquicios de la juventud, se preguntan…
¿Que diablos le sucedió al cuerpo?
Al mirarme en el espejo de plata, no reconozco  a esa abuela coronada de pelos blancos que me mira de vuelta…
¿Quien es esa que se burla de mi ?
La examino de cerca con la esperanza de encontrar en el fondo del espejo a la niña con trenzas y rodillas encostradas que una vez fui, a la joven que escapaba a los vergeles para hacer el amor a escondidas, a la mujer madura y apasionada que dormía abrazada a Rodrigo.
Están allí, agazapadas, estoy segura, pero  no logro vislumbrarlas. Ya no puedo hacer las mismas cosas que antes, pero no es por falta de ánimo,  que eso siempre me ha sobrado, sino por traición del cuerpo. Me faltan fuerzas, me duelen las coyunturas, tengo los  huesos helados y la vista cansada y borrosa.
Es extraño sentir que el cuerpo se acaba mientras la mente sigue inventando proyectos”

“Inés del alma mía”  Isabel Allende

domingo, 3 de octubre de 2010

Las agujas de tu corazón...


“Primero, no toques las agujas de tu corazón.
Segundo, domina tu cólera.
Tercero y más importante, no te enamores jamás de los jamases.
Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo” 


(Fragmento de “La mecánica del corazón” de Mathias Malzieu)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Páginas vistas en total