Seguidores

lunes, 11 de junio de 2012

A cinco centímetros...



Cuando vivimos blindados y acorazados, solo una mirilla nos comunica con el otro, con la vida y con Dios.

Es sabido por todos que la mirilla, para que cumpla su función, aleja lo que tiene cerca. Ésa es su peculiaridad: apartar lo que está a la distancia de un abrazo, de una caricia o de una sonrisa.

¿Por qué no nos arriesgamos a abrir la puerta?

(Escrito por Carlos Muñoz Novo)

miércoles, 6 de junio de 2012

Hilo Rojo del Destino...


Un hilo rojo, invisible, conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias. El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse”.

El Hilo Rojo es una leyenda milenaria de origen oriental que el poeta Gabriel Celaya convirtió en imagen literaria y David Ojeda en obra de teatro. Relata cómo existen, en cada uno de nosotros, unos lazos afectivos que nos hacen encontrarnos a lo largo de nuestras vidas con aquellos que comparten el mismo destino de nuestras hebras. Es un hilo atemporal que compartimos con todos aquellos con los que estamos destinados a encontrarnos, independientemente del momento del encuentro, y con los que se permanece unido para siempre.
La historia más antigua cuenta que es un anciano, el “Abuelo de la luna”, el que ata en la muñeca de cada uno, nada más nacer, un hilo rojo con multitud de terminaciones. Y cada noche, desde la luna que es su hogar, sale, vigilante, buscando a aquellas personas que están destinadas a permanecer juntas, y, cuando las encuentra, une sus muñecas con el hilo rojo.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Páginas vistas en total